“Me Dieron La Mano En Señal De Compañerismo” ~ Que Ves En Esta Foto?

En uno de mis devocionales lei el pasaje de Galatas 2:1-10 en donde Pablo habla de su experiencia con los hermanos en la iglesia de Cristo. Aquellos llamados columnas de la igleisa Jacobo, Pedro y Juan reconocieron en Pablo algo importante, leamos lo que dice la Biblia en el verso 9: “En efecto, Jacobo, Pedro y Juan, que eran considerados columnas, al reconocer la gracia que yo había recibido, nos dieron la mano a Bernabé y a mí en señal de compañerismo, de modo que nosotros fuéramos a los gentiles y ellos a los judíos.” (v.9).

Al leer este pasaje me vino a la mente algo que encontre recientemente mientras empacaba para mi mudanza de casa. Cuando llegue a Colorado hace unos años atras tuve la oportunidad de ministrar a un grupo de mujeres en la iglesia adonde asistia. Recuerdo bien el dia en que las lideres del grupo de mujeres me extiendieron la invitacion. Esto es precisamente lo que Pablo nos dice en el verso que leimos. En otras palabras estas hermanas “me dieron la mano en señal de compañerismo.”  Lo he venido a ver asi ahora, aunque ellas solo sabian que yo era la esposa de un pastor, me dieron la oportunidad de usar mi don y ministrar a su grupo. Aquello que encontre antes de mudarme fue el mensaje que comparti con ese grupo de hermanas. Al volverlo a leer pude darme cuenta de la bendicion que Dios me dio de poder compartir ese mensaje con ellas. No hay mayor satisfaccion para mi que poder ser usada por Dios en el ministerio de mujeres, es un privilegio poder servirlas en esta forma.

A leer el mensaje tambien vino a mi mente la respuesta de algunas hermanas, quienes al final de la meditacion tenian lagrimas en sus ojos. En mi corazon habia una tremenda conviccion de Dios de que la tarea encomendada habia sido de suma importancia. Unas me pedian copia de la grabacion, otras me pedian copia de mis notas, y yo me preguntaba porque? Dios me habia utilizado en forma especifica en la vida de estas hermanas que neceistaban escuchar su voz, esa era la unica respuesta que tenia en esos momentos. No estoy compartiendo esta historia porque deseo que me miren como alguien que quiere gloria por servir a Dios. Mi llamado es servir a Dios y traerle gloria al Señor en todo lo que hago.  La razon por la que comparto esto es porque al leer el pasaje de Galatas me di cuenta de lo importante que es para nosotras tambien el extender esa mano de compañerismo a todo sierva (o) de Dios. No sabemos como Dios quiere usar a cada persona con el don que le ha dado para bendecir a los demas. Nosotros podemos ser un instrumento de Dios para promover bendiciones en las vidas de otros.

Dios no nos hizo exactamente iguales, sino que nos dio diferentes dones para complementarnos. Escuche una linda ilustracion sobre los leones.  Los leones son los únicos gatos que tienen una agrupación social. Cuando se encuentran uno al otro y hacen contacto cara a cara, ésa cercania de la cara libera una fragancia en torno a su rostro y esa fragancia le dice el uno al otro tu eres parte de este grupo. En otras palabras se aseguran esto: “yo te pertenezco” y “tu me perteneces” Que linda forma de vernos como parte del cuerpo de Cristo. No podemos estar desconectados los unos de los otros, nos pertenecemos unos a otros. Separados no podemos funcionar. Una cosa que podemos aprender de los leones es que protegen a sus grupos. Algo que hemos perdido en el cuerpo de Cristo es que muchas veces no nos protegemos unos a otros, es mas nos atacamos. Los leones hacen vida en común, no son aislados, cada uno de sus puntos fuertes compensa la debilidad del otro. Nosotros tambien necesitamos a otras personas en nuestra vida. No es necesario que todos sean como nosotros, pero si necesitamos gente alrededor que nos anime, que vea lo bueno que hay en cada una de nosotras y asimismo nosotros tambien poder hacer lo mismo hacia otros.  La Biblia nos dice en 1 Corintios 12:18-20 esto: “En realidad, Dios colocó cada miembro del cuerpo como mejor le pareció. Si todos ellos fueran un solo miembro, ¿qué sería del cuerpo? Lo cierto es que hay muchos miembros, pero el cuerpo es uno solo.” Esto es muy cierto! Dios no nos hizo iguales, sino cada uno es un miembro con diferentes dones, talentos y con mucho que aportar al cuerpo de Cristo. No podemos funcionar separados. Nos complementamos y nos necesitamos.

Doy gracias a Dios que las hermanas en Colorado, reconocieron el don o la gracia como nos dice el verso de Galatas 2:9, que Dios habia puesto en mi y me invitaron a compartir con ellas. Asi mismo he tenido muchas otras oportunidades en donde el Señor me ha usado para bendicion de otros. Ellas dieron la oportunidad a Dios de usarlas con una invitacion y asi la bendicion se extendio a muchas otras hermanas. Que Dios nos ayude a nosotras a extender “la mano de compañerismo” a nuestros hermanas para el avance del reino de Dios y para traer  gloria a nuestro Señor. “Busquemos la manera de ayudarnos unos a otros a tener más amor y a hacer el bien.” Hebreos 10:24. Despues de leer este blog de hoy y meditar en esto… Comparte con nosotras que ves en esta foto?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s