Nunca Olvides Estas Tres Cosas!

Si alguna vez has estado en una montaña rusa en un parque de diversiones sabrás exactamente de lo que estoy hablando. Todas las subidas y bajadas en el carro que va a mucha velocidad, a unos nos asustan, a otros nos encantan. Una vez me subí a una montaña rusa donde no se veía absolutamente nada, todo estaba oscuro.

Si me permiten la comparación, la vida es como una montaña rusa, con bajos y altos, con saltos, con sustos, con risas y a veces como esa montaña rusa oscura en la que no podemos ver por un momento lo que está sucediendo o por suceder mientras estamos en ese carrito.

David me ha enseñado algunas lecciones que me hacen reflexionar sobre lo que Dios hace y sigue haciendo en nuestras vidas. A veces las vemos claramente pero a veces no las entendemos y es como si estamos en la montaña rusa oscura.  Dios tiene  como propósito crear en nosotros un corazón como el suyo. Muchas veces no entendemos lo que está haciendo pero lo que El nos pide es que le demos el control del viaje, dejarlo conducir y dejarnos llevar por el camino que El quiere llevarnos. La pregunta es: ¿Estamos dispuestas a hacer esto?

En 2 Samuel 7:28 se nos dice lo siguiente: “Ahora pues, Jehová Dios, tú eres Dios, y tus palabras son verdad, y tú has prometido este bien a tu siervo.” En este verso hay tres profundas verdades que nos animan mucho a seguir adelante aún en medio de las situaciones difíciles por las que estemos pasando. Nunca olvidemos estas tres verdades de las que hablaremos a continuación.

En primer lugar este verso dice “Jehová Dios, tu eres Dios.” Cuando reconocemos a Dios como Aquel que tiene la autoridad en nuestras vidas, hemos hecho el traspaso de nuestra autoridad sobre nuestros planes hacia la autoridad de Dios y de sus planes para nosotros.  Dios quiere que rindamos nuestros “grandes” planes delante de El y lo dejemos a El ordenar nuestros pasos.

La Biblia nos dice en Proverbios 19:21 esto: “El corazón humano genera muchos proyectos, pero al final prevalecen los designios del Señor.” Alguien dijo que hay gente que ve a Dios como un político al cual elegimos, si hace lo que esperamos entonces lo mantenemos en su posición, pero si no hace lo que queremos entonces escogemos a otro. En ocasiones pensamos que nuestros planes son mucho mejores que los que Dios tiene. Es más preparamos nuestros planes, se los presentamos y esperamos que los bendiga. Luego nos frustramos porque parece que Dios no ha comprendido que nuestros planes son mejores que los que El tiene. Luego nos preguntamos: ¿por qué es que no hace lo que le he pedido? No olvidemos que Dios dirige nuestros pasos, nuestra tarea es someternos a sus planes como dice Proverbios 16:9: “El corazón del hombre traza su rumbo, pero sus pasos los dirige el Señor.”

En segundo lugar el verso de 2 Samuel 7:28 nos dice también: “Y tus palabras son verdad.” ¿Sabes cuales son las promesas de Dios para ti? En Efesios 1:3 se nos dice que Dios nos ha bendecido con “bendiciones.” “Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en las regiones celestiales con toda bendición espiritual en Cristo.” La Palabra de Dios tiene muchas promesas que son nuestras. Lo que Dios dice El cumple! Dios nos ha llamado a participar de una herencia que contiene “toda bendición espiritual en Cristo.” Si pudiéramos apropiarnos de esta verdad nuestra vida sería muy distinta.

Por un tiempo fui representante de una línea de cosméticos aquí en los Estados Unidos. Recuerdo muy bien cuando las supervisoras y gerentes de la compañía daban sus instrucciones de  como presentar el producto a los demás. Nos enfatizaban que una de las formas de venderlo era creer en el producto que vendemos, es más actuar como triunfadoras en este negocio. Decían “Camina como triunfadora.”

Creo que hay dos principios interesantes en esto, primero es creerle a Dios!  El nos ha bendecido con muchas promesas, lo que tenemos que hacer es hacerlas nuestras! Cuando nos presentamos ante los demás, que mejor mensaje que El que “Caminemos como triunfadoras.” Claro está que no sólo debemos caminar como triunfadoras sino que nuestra vida demuestre la realidad de una vida victoriosa en Cristo!

En tercer lugar, el verso de 2 Samuel 7:28 también nos dice: “tu has prometido este bien a tu siervo.”  Cuando estamos convencidas de que Dios solo quiere nuestro bien estamos en buen camino.  En un grupo de oración leí una petición de una hermana que decía: “Pido que Dios no me deje, y no me falle.”  La siguiente semana la hermana volvió a pedir oración y dijo: “Dios me fallaste, y no hiciste lo que te pedí, ayúdame esta vez.”  Vivimos en un mundo en donde vamos a experimentar momentos duros y difíciles. Esto no quiere decir que Dios no nos falla. Dios es bueno y El no nos falla. El siempre esta obrando para nuestro bien.

La Biblia nos dice que lo que experimentamos en la vida ayuda para nuestro bien.  Romanos 8:28:“Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito”  En el libro “Orando todos los días” de Beth Moore, ella tiene un pensamiento que dice así: “Cuando un hijo que pide con sinceridad recibe un “No” desde el trono de Dios, es a favor de un “Si” mas adecuado.

No siempre vamos a tener un “Si” en lo que pedimos, pero cuando Dios nos dice “No” podemos estar seguras que es siempre con un buen propósito! El objetivo primordial de Dios para nosotros es que lleguemos a madurar en la vida cristiana, pareciéndonos más y más a nuestro Señor Jesucristo en todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s