“Es hermosa la heredad que me ha tocado”

En la película “El diario de la princesa” la protagonista no sabe que su padre iba a ser el futuro rey de una nación. Al morir le deja una gran herencia que ella está por descubrir. Su abuela desea darle toda la preparación necesaria para que se desenvuelva como una princesa. Sin embargo, ella no se siente como princesa, ni tampoco desea poner todo de su parte para obtener aquello que ya había sido dispuesto para ella.

La Biblia nos dice en Romanos 8:15-17 algo acerca de la herencia a la cual nosotros también tenemos derechos por haber sido adoptadas como hijas de Dios. En pocas palabras este pasaje nos dice esto: “Dios Me ha hecho su heredera y  coheredera con Cristo” Creo que la pregunta adecuada y que debemos contestar hoy es: ¿Qué significa esto?  Primeramente leamos el pasaje:

15 Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: «¡Abba! ¡Padre!» 16 El Espíritu mismo le asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios. 17 Y si somos hijos, somos herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, pues si ahora sufrimos con él, también tendremos parte con él en su gloria.

La palabra coheredero en el griego “syn-kleronomos” significa esto: la primera parte de la palabra “syn” significa “juntos” o “con”, y la palabra “kleronomos” significa “heredero.” Significa que somos herederas de la misma herencia que Cristo ha heredado como Hijo de Dios.

La ley hebrea en el Antiguo Testamento por centenares de años decía que el hijo mayor recibía una doble porción de la herencia del padre y los demás hijos se repartían lo que sobraba. Sabemos que Jesús creció en una familia hebrea. La idea en este pasaje es que Dios está diciendo esto: “Le he dado a mi Hijo la doble porción y ustedes son coherederos con El de esa herencia”, no de lo que sobra. Si conocemos a Dios y todo lo que nos ofrece en el cielo, aún las “sobras” serian estupendas…pero el hecho es este: “No estamos heredando “sobras,” sino que somos herederas con Cristo, la misma herencia que Cristo recibió de Dios también Dios nos hace partícipes!  

Notemos lo que se nos dice en Gálatas 3:28: “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.”  En los días antiguos las mujeres eran olvidadas en una herencia.  Los hijos varones tenían que haber muerto para que las mujeres heredaran algo, eran solo pocas las cosas que la mujer podía heredar. Con la venida de Cristo las mujeres tienen el mismo derecho a una herencia como coherederas con Cristo.

Ahora que tenemos claro que somos coherederas con Cristo, preguntémonos ¿cómo se comporta una heredera? Una muchacha muy rica, heredera de una fortuna, aquí en los Estados Unidos dijo en un libro que escribió que “no hay peor pecado en la vida que ser una heredera aburrida.” En realidad una heredera de Dios nunca puede ser aburrida.  Hemos sido puestas aquí en la tierra para ser sal y luz en este mundo.

El aburrimiento es peligroso. Si estamos aburridas nos vamos a meter en problemas, podemos caer en la desesperación, vamos a perder la conexión con la vida y vamos a cometer errores. Es más, si estamos aburridas vamos a querer experimentar con cosas que no nos convienen. Creo que la razón por la que experimentamos aburrimiento en nuestra vida cristiana es simplemente porque no estamos haciendo lo que Dios no ha dicho que hagamos.

En la Biblia leemos sobre los grandes hombres de Dios quienes tuvieron vidas emocionantes, llenas de experiencias que nos demuestran todo lo contrario al aburrimiento. Debemos aprender a darle el control de nuestras vidas a Dios. Dejemos que el maneje el vehículo, hazte a un lado, siéntate en el asiento del pasajero y deja que El te lleve en el viaje que tiene para ti. Si quieres controlarlo todo, nunca vas a poder gozar del viaje!

El Salmo 16:6 nos dice esto sobre la clase de herencia a la que Dios nos ha llamado: “Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos, Y es hermosa la heredad que me ha tocado.”  La herencia que tenemos es “hermosa.” Si tuviéramos una pequeña noción de la herencia a la cual Dios nos ha llamado, correríamos detrás de Aquel que nos ha dado esta herencia y viviríamos para El!

La herencia que Dios nos ha dado no tiene comparación con nada que este mundo ofrece. “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo” Efesios 1:

Somos herederas de gran bendición. Dios nos ha bendecido con bendición. Somos herederas con derechos. Tenemos una herencia a nuestra disposición. Apropiémonos de ella y gocemos de la vida a la que Dios nos ha llamado como coherederas con Cristo!

Anuncios

Un pensamiento en ““Es hermosa la heredad que me ha tocado”

  1. A MI ME ENCANTABA esos muñe quito,pero ya k,todo me salio al revés,ya ni la novela ,me gusta bendiciones,en lo único k,creo ahora ,es en mas,grande ,k, todos lo grande,bendiciones,su DIOS Y MI DIOS el DIOS de todo,cada una de nosotras las mujeres ,somos princesa y reina ,debemos,nosotras las mujeres, tratar no con reverencia y ayudarnos amaro,felicidades a todas .todo amor nanita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s