“Marcha, Alma Mia, Con Vigor”

 

Como van tus metas? Es tiempo de evaluar. ¿Estas cumpliendo o has cumplido lo que te propusiste?

 

En la vida cristiana siempre estamos avanzando hacia la meta que es ser más y más como Cristo.

 

En Josué 6:4 se nos habla sobre una marcha: “Siete sacerdotes llevarán trompetas hechas de cuernos de carneros, y marcharán frente al arca. El séptimo día ustedes marcharán siete veces alrededor de la ciudad, mientras los sacerdotes tocan las trompetas.”

 

La palabra “marcha” aparece repetidamente en el libro de Josué. En esta ocasión la marcha era para conquistar una ciudad. Cuando pensamos en “marcha” asociamos esta palabra con avance hacia cierto lugar, dirigiéndonos a un lugar al que vamos a conquistar.  Si estas experimentando tiempos en el desierto, quizá es tiempo de acatar la enseñanza de marchar, cruzar ese rio de temor, y entrar a una tierra fructífera! Conquistar y pasar al otro lado!

 

Las instrucciones de Dios a Josué fueron específicas. El no dio estas instrucciones a nadie más y tenían que cumplirse al pie de la letra. ¿Cuales son las instrucciones que Dios te ha dado a ti específicamente para este año? Adelante con tu marcha, es tiempo de continuar y no parar. Aún en medio de la sequía, Dios te insiste, continúa la marcha! Sigue las instrucciones que El te ha dado.

 

Quizá en medio del desierto en el que a veces nos vemos, lo que necesitamos es que Dios pase por allí y nos de abundante lluvia y nos reanime tal como nos dice el Salmo 68:7-11, léelo. Haz este Salmo tu oración durante este mes. Leamos lo que dice Salmos 68:7-11:
 7 Cuando saliste, oh Dios, al frente de tu pueblo,
      cuando a través de los páramos marchaste, Selah 
8 la tierra se estremeció,

      los cielos se vaciaron,
   delante de Dios, el Dios de Sinaí,
      delante de Dios, el Dios de Israel.
9 Tú, oh Dios, diste abundantes lluvias;
      reanimaste a tu extenuada herencia.
10 Tu familia se estableció en la tierra
      que en tu bondad, oh Dios, preparaste para el pobre. 
11 El Señor ha emitido la palabra,
      y millares de mensajeras la proclaman”

 

Notemos lo que dice el verso 9: “reanimaste a tu extenuada herencia.”  Otra traducción nos dice: “a tu heredad exhausta tú la reanimaste.” ¿Aplica esto hoy a tu vida? Ciertamente he necesitado que Dios me reanime muchas veces y quizá tú también necesitas esto hoy. Aunque la marcha que tenemos por delante no sea fácil, el objetivo es que Dios sea glorificado a través de nuestras vidas. Como vimos en este Salmo, El Dios de Israel nos brinda el aliento que necesitamos para continuar.

 

En Isaías 40:29-31 vemos esto: “El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.  Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen;  pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.” Isaías 40:29-31. El es nuestra fuente de animo hoy para continuar esta jornada!

 

Otro verso más sobre “marcha” esta en Isaías 42:13:“El Señor marchará como guerrero; como hombre de guerra despertará su celo. Con gritos y alaridos se lanzará al combate, y triunfará sobre sus enemigos.” Recuerden hermanas queridas: ¿Si Dios es por nosotros quién contra nosotros? En medio de las luchas y pruebas tenemos al Dios de Israel que se levanta en favor de los suyos y los defiende! En la marcha que tenemos por delante no estamos solas, El va contigo. “Jehová de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob” Salmos 46:11

 

El último verso que comparto sobre la marcha está en Jueces 5:21b que dice:“¡Marcha, alma mía, con vigor!”  No dudo que todas pasamos por momentos de agotamiento físico y espiritual. A veces nos preguntamos si lo que hacemos vale la pena o no, me pasa a mí también. Dios tiene un propósito con nuestra vida y lo llevará a cabo si cooperamos con El.

 

El otro día en una caminata que hice vi un patito en un río que quería llegar a cierto lugar. En su deseo de alcanzar esa meta el río con su corriente lo empujaba atrás una y otra vez. Algo que noté en él es que no se daba por vencido, una y otra vez intentaba. Finalmente logró pasar ese obstáculo y avanzó a pesar de que la corriente iba en su contra. El patito se mantuvo en el camino y no se rindió. Una linda lección para nosotras cuando estamos a punto de tirar la toalla. :“¡Marcha, alma mía, con vigor!” 

Si necesitas oracion, envianos tu peticion a elrinconcitodelapaz@yahoo.com  Tenemos la confianza que Dios escucha nuestras oraciones y como dice su Palabra El se compadece de los que le buscan. 
 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s