“Mas Tenga La Paciencia Su Obra Completa”

El mundo en que vivimos nos esta entrenando a ser impacientes. Enviamos un texto y 20 segundos después nos preguntamos… ¿Qué no lo recibieron? O enviamos un mensaje en Facebook? Minutos después decimos que no lo han leído? O estamos parados en la luz roja y no podemos esperar a que cambie a verde, y cuando cambia a verde, que no se duerma el que está delante porque inmediatamente le sonamos el pito. Ser paciente ha sido una lucha para mi pues me gustaría que las cosas sucedan ya! Lo que hemos estado esperando queremos que suceda “ayer” como lo hemos lo hemos escuchado.

  

En un estudio bíblico que hice titulado “Un corazon como el de Dios,” aprendí algo sobre David. En 1 Samuel 16 se nos dice que Samuel habia ido a la casa de Isai de Belen para ungiera a uno de sus hijos como el nuevo rey de Israel. Cuando Samuel vio entrar al primer hijo de Isai, llamado Eliab; la Biblia nos dice que enseguida penso y dijo: “De cierto delante de Jehová está su ungido.” (v 6). El Señor inmediatamente contesto: “No te dejes impresionar por su apariencia ni por su estatura, pues yo lo he rechazado. La gente se fija en las apariencias, pero yo me fijo en el corazón. ” Cuantas veces queremos nuestras respuestas ya! Pero Dios dice un momento, no te apures, no te adelantes, espera!

El Señor también me mostró una lección en la misma vida de David quien fue ungido como futuro rey. Notemos que digo “futuro rey” pues aun había muchas cosas por delante que David tenía que hacer antes de ser rey. Dios lo tenía que preparar para ser rey. David tenía que ganar batallas, ganarse el amor y respeto del rey Saúl, convertirse en paje de armas del rey, tocar el arpa para el rey, hacerse amigo del hijo del rey, etc. Y todo esto tomaba tiempo, pero no cambiaba la promesa de Dios que un día sería rey de Israel.

Soy un poco impaciente y a veces esta impaciencia se transfiere a mi vida cristiana. El otro día tome un viaje en mi mente y le dije al Señor este es el lugar donde quiero estar en un año, no en sitio geográfico sino de vida, de servicio a El.  Dios inmediatamente me recordó a David y me hizo reflexionar en las situaciones que David tuvo que pasar antes de llegar a ser rey. Sentí que Dios me decía, “Se fiel en lo que ahora te he encomendado”. Sigue mis órdenes de hoy y espera.

Esto me hace recordar el milagro del agua convertida en vino en Juan 2:1-12. La madre de Jesus les dice a los siervos: “Haced todo lo que os dijere” (v.5). Nadie sabía lo que Jesús iba a hacer con el agua, pero aquí estaban los siervos, llenando una tinaja tras otra sólo con agua, sin saber cuando ni como el milagro iba a pasar. ¿En qué momento el agua ser convirtió en vino? No lo sabemos exactamente, pero si sabemos que fue en el transcurso de la obediencia.

En este relato vemos que los siervos hicieron todo lo que Jesús les dijo.  Así mismo nosotras, a veces queremos las cosas ya ¿verdad? Sin embargo, Dios nos dice sigue mis instrucciones primero. Quizá como Samuel sacamos conclusiones rápidas y nos queremos adelantar sin esperar por lo que Dios tiene preparado. A veces nos queremos saltar el proceso para llegar adonde Dios nos ha llamado sin querer pasar por el entrenamiento. Un atleta no llega a ser un buen competidor sin su entrenamiento adecuado.

 

Anoche hice un cake de chocolate y siguiendo las instrucciones lo puse en el horno por 25 minutos, no quería que se me queme  y en vez de dejarlo cocinar el tiempo completo lo saque unos minutos antes. Están en lo correcto! Aun no estaba listo. Luego lo tuve que meter unos minutos más en el horno. Salió delicioso una vez que estuvo el tiempo adecuado en el horno. Pobre cake tuvo que ser puesto dos veces en el horno.” Quiero aprender lo que Dios quiere la primera vez,  para no ser puesta en el horno dos veces.”

 

Quiero concluir con este verso: Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna. Santiago 1:4.  El contexto nos habla de pruebas y tribulaciones. Muchas veces no entendemos porque estamos pasando por momentos difíciles, y porque vienen esas pruebas a nuestra vida.

 

Quiero recordarles que pasaron quince años antes de que David fuera rey. Dios no desperdició ninguno de esos años. Dios quería enseñarle y darle la mejor preparación para lo cual había sido llamado. David enfrentó muchas dificultades en su vida y esto sirvió para que Dios le mostrara muchas cosas sobre El.

 

El Salmo 130:5 nos da esa actitud del corazon que debemos practicar esperando en Dios: “Espero al Señor, lo espero con toda el alma; en su palabra he puesto mi esperanza.”

 

Anuncios

Un pensamiento en ““Mas Tenga La Paciencia Su Obra Completa”

  1. Aprendi en este tiempo a dejar las cosas en las manos de mi padre,,en este último tiempo solo me preocupaba solucionar mis problemas economicos y sin hacer las cosas como correspondian(con la ayuda de Dios)me enferme mal y tuve que dejar todo de lado y solo podia buscar la comunion con el padre,me di cuenta que él puso un stop y comence a ver las cosas de otra manera,a esperar en él.
    Muy justo y verdadero este mensaje,para mi tiempo que vivo!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s